¿Cómo encontrar el propósito de tu vida?

La mayoría de las personas se preguntan qué hacen aquí, para qué han nacido y sienten una necesidad de encontrar “eso” que le de significado a sus vidas.  Desde mi conocimiento y experiencia personal, el propósito que uno trae para esta vida nace con él y se expresa desde el primer momento, lo que pasa es nunca nos hemos hecho las preguntas correctas, no hemos parado en darnos cuenta y la verdad que como es tan nosotros, tan innato, ni nos damos cuento, de hecho nos pensamos que así como somos nosotros son los demás y también lo llevan de base. Esto es curioso, porque al no hablarlo, compartirlo ni investigamos pensamos que los demás seres humanos también gozan de ese Don como nosotros, por eso nos pasa desapercibido, detectarlo y darle nombre/frase para nuestro entendimiento mental.

A lo largo de estos años he estado con personas que pensaban que a todos nos gustaba cuidar enfermes, acompañar en tránsito, bordar calcetines o hacer submarinismo, ni siquiera se planteaban que eso les gustaba a ellos y que no era lo mío, al descubrirlo se sorprenden y creo que por primera vez detectaban que eso era su diferenciador, lo que nos hace a cada uno de nosotros únicos.
El propósito de vida es aquello que nos proponemos hacer en global con toda nuestra existencia humana, la misión de vida es el camino, lo que hacemos cada día porque lo amamos, nos encanta y ayuda a los demás, a la humanidad. Es algo que hacemos muy fácil, de manera natural y que nos hace sentir felices. Realizar nuestro propósito es estar realizando nuestro sueño de vida porque con ello nos sentimos realizados y plenos.
Explico que para mí el propósito es el objetivo, la meta, la misión es el camino, lo que uno hace día a día, y como ya digo es una cuestión de significados de palabras que sí quería aclarar, si bien quiero aclarar que es cuestión de palabras y todo está bien, lo importante es lo que sentimos que es para nosotros. 
Cuando ya nos hemos separados tanto de nosotros que no sabemos ni quienes somos, esto suele pasar a edades tempranas cuando todo el mundo opina sobre nosotros, se nos educa y mete en caja con etiquetas, pues parece inalcanzable, que tenemos que ir tras ello y lo real es que sigue estando en nosotros, somos nosotros!, por eso hay que buscar dentro para volver a reconectarnos con nuestra propia esencia y así hacer brotar de nuevo y de manera natural aquello que siempre fuimos.
Como el propósito donde mejor se deja observar es en el área del trabajo, en mis sesiones siempre me focalizo ahí y la pregunta que hago es ¿Para qué haces lo que haces? y continuo con más y más, porque através de la preguntas hago que el subsconciente busque y empiece a soltar, es el subsconciente el que grabó en memorias lo que la persona sentía y hacía desde pequeña y sin filtros de creencias, ni educación  limitadoras por eso es ahí donde se guarda parte de la información más valiosa. Indagar y hacer preguntas abiertas es una táctica muy eficaz para empezar a recibir un conocimiento mayor de uno mismo. Hay que llegar a unificar a la persona en lo que realmente es, en quién es realmente, que le gusta hacer, de quién le gustaría rodearse, vivir, etc. A veces tengo la sensación de que las personas perdieron la memoria y no tienen ni idea de que les gusta, y en preguntas tan sencillas cómo ¿te gusta trabajar en tu trabajo actual? sientes tensión o responden vagos bueno si, como si el trabajo al que nos dedicamos que ocupa un 5 altísimo de nuestras horas de vida no fuese importante; incluso al preguntarles por sus relaciones de pareja escuchasen eco en sus cabezas aceptando que lo que hay es lo que hay, son 20/30 años de casados o ya tienen hijos, hipotécas,  el miedo ala soledad, todo ello hace que no quieran ni plantearse, ni pensar, si están bien como estan en el tema del amor. Es en este “no vida deaseada” que viven muchísimas personas aceptándo pulpo como animal de compañía, y que luego acaba saliendo en forma de insatisfacciones, frustraciones o qué se yo. Si el primer paso es saber quién soy yo? quién soy realmente? y ya estamos comentando que no tengo idea pues imaginarse con el tema que nos atañe hoy referente a conocer cuál es el propósito que tengo en esta vida.
Para hallar el propósito de vida, uno tiene que des-programar sus creencias limitantes, encontrar sus valores, conocer los principios en los que se asienta, ver y desbloquear las resistencias que tiene a cambiar, salir de la zona de confort o apegos, transitar en su experiencia, tomar decisiones responsables, conectar con su interior, aprender a gestionar sus emociones, traspasar el miedo, dejar los juicios y la crítica de sus hábitos, aprender hábitos nuevos, abrirse a lo nuevo, pensar libremente, alejarse las personas y las situaciones tóxicas, cambiar su actitud de interpretar la vida y actuar en consecuencia, tomar la responsabilidad, abrirse a lo nuevo, amarse y cuidarse física, psíquica y espiritualmente, observar su forma de pensar y transformar sus pensamientos negativos en positivos, pensar libremente, y quizás más necesidades que cada uno encuentra en su propio camino. Toda una aventura  para verdaderos héroes y heroínas que se atrevan y decidan ser felices aquí y ahora.

Write a comment

veinte + diez =